LA VAQUITA MARINA

22 nov

La Vaquita marina, o cochito, (Phocoena sinus) es una de seis especies de marsopa.

 Descripción

Existe un cetáceo endémico de aguas mexicanas en la región del Mar de Cortés en la reserva de la biosfera del alto Golfo de California.

 La vaquita marina, es uno de los cetáceos más pequeños que existe y no se encuentra en ningún otro sitio del mundo.

 Este sorprendente animal , mide tan solo 150 cm y llega a pesar 50 kg.

Una característica en esta especie, es la apariencia sobresaliente de los labios. La parte superior del cuerpo, es gris oscuro, la parte inferior, es  casi blanca, o gris claro. Las aletas son proporcionalmente más grandes que en otras marsopas.

Esta enigmática especie, es muy tímida, y no salta como los delfines en la superficie del mar, sino simplemente emerge algunos segundos para tomar aire. Sumado a ello, la pesca con redes de “enmalle”, han ocasionado que la Vaquita Marina, se encuentre muy cerca de la extinción. Por lo que ver una especie mítica de la Vaquita Marina, es casi imposible.

Población y distribución

Vive en aguas someras y turbias a lo largo de la costa. Rara vez visto más allá de 30 km de la costa. Esta marsopa es endémica del extremo septentrional del Mar de Cortés, o Golfo de California.

 

Conservación

Pero no todo esta perdido, a pesar de que se calcula que solamente quedan vivas cerca de 150 ejemplares, se han puesto en marcha medidas y organizaciones como el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita, que realizan estrategias y acciones para salvar a este mamífero. Como se comenta: “Salvar al único cetáceo endémico de México, es un problema de toda la nación”.

La reserva donde se encuentra, va desde San Felipe en Baja California, hasta Puerto Peñasco, en Sonora. Esta marsopa, está en alto riesgo de extinción, con una poblacíon estimada de 150 ejemplares. Podría convertirse en el segundo cetáceo en extinguirse debido a causas humanas, siendo el primero, si se confirma, el baiji.

La mayor amenaza hacia las vaquitas es el uso indiscriminado de redes de arrastre, ya que estas se quedan atrapadas.

 

Cierro este artículo con este lema de Greenpeace, para reflexionar:

“Solo cuando el último árbol haya muerto , el último rio haya sido envenenado y el último pez haya sido capturado,  nos daremos cuenta que no podemos comer dinero.”

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 87 seguidores

%d personas les gusta esto: