BULIMIA

22 Nov

 

La bulimia, o bulimia nerviosa (hambre en exceso), es un trastorno mental, relacionado con la comida.

Su característica esencial consiste, en que la persona, sufre episodios de atracones compulsivos, seguidos de un gran sentimiento de culpabilidad y sensación de pérdida de control.

 Suele alternarse con episodios de ayuno, o de muy poca ingesta de alimentos, pero al poco tiempo, vuelven a sufrir episodios de ingestas compulsivas.

Un atracón, consiste en ingerir en un tiempo inferior a dos horas, una cantidad de comida muy superior, a la que la mayoría de individuos comerían.

A pesar de que el tipo de comida que se consume en los atracones puede ser variada, generalmente se trata de dulces y alimentos de alto contenido calórico (como helados, pasteles o chocolate). Los individuos con este trastorno, se sienten muy avergonzados de su conducta,e intentan ocultar los síntomas.

Los atracones, se realizan a escondidas, o lo más disimuladamente posible.

Otra característica esencial de este trastorno, la constituyen las conductas compensatorias inapropiadas para evitar la ganancia de peso. Muchos individuos, usan diferentes medios para intentar compensar los atracones: el más habitual, es la provocación del vómito. Este método de purga (patrones cíclicos de ingestión excesiva de alimentos y purgas) lo emplean el 80-90 por ciento de los sujetos que acuden a centros clínicos para recibir tratamiento.

Los efectos inmediatos de vomitar, consisten en la desaparición inmediata del malestar físico y la disminución del miedo a ganar peso. Otras conductas de purga son: el uso excesivo de laxantes y de diuréticos, enemas, realización de ejercicio físico muy intenso y ayuno.

 Psicopatología de la bulimia

Se recomienda analizar el entorno social de aquellas personas que tienen este problema: familia, amigos, etc. En algunos casos, la familia es el principal factor problema por falta de comunicación, y la persona, hace lo imposible por no ser invisible ante la sociedad. La razón de estas acciones, es que las personas con este tipo de problema de salud, se sienten rechazadas por el mundo, sienten que su cuerpo y la imagen que de él tienen los demás, es negativa, y no suelen estar conscientes de que están haciendo un daño irreparable a su salud, pues produce falta de sueño, fatiga, mal humor por lo general y en ocasiones una gran pérdida de peso (no obstante, son muchas las personas que padecen bulimia que mantienen un peso normal, o un ligero sobrepeso).

 Suelen sentirse muy incomprendidas y rechazadas, al sentir que no encajan en una sociedad cuyos valores están centrados más en la apariencia física. Esta ideología las hace pensar que solamente la delgadez y el atractivo triunfarán en la sociedad (tanto en los grupos pequeños más cercanos, como la familia, como en escenarios más grandes y más lejanos, como el trabajo y la escuela). La bulimia, suele presentarse junto con un fuerte sentimiento de inseguridad y con problemas graves en la autoestima, en relación directa con el peso o con la imagen corporal (autoimagen).

 

Población en riesgo

La población en riesgo, está formada sobre todo por mujeres de raza blanca y clase media, o alta, en países industrializados como los Estados Unidos, América Latina en general, España, Canadá, Australia, Japón, Nueva Zelanda, México y Sudáfrica.

La bulimia nerviosa, se inicia generalmente en la adolescencia, o al principio de la vida adulta; generalmente en las mujeres (de cada 10 personas que sufren de bulimia, 1 de esas es un hombre). Los atracones suelen empezar después, o durante un periodo de régimen dietético.

 Tratamiento

El tratamiento resulta más eficaz en las primeras fases del desarrollo de este trastorno pero, dado que la bulimia suele esconderse fácilmente, el diagnóstico y el tratamiento suelen presentarse sólo hasta que este problema ya se ha convertido en un ingrediente permanente en la vida del paciente.

 La forma más común de tratamiento actualmente incluye terapia, que suele ser terapia de grupo psicoterapia, o terapia cognitivo-conductual. Las personas con anorexia, o con bulimia, suelen recibir el mismo tipo de tratamiento y formar parte de los mismos grupos de tratamiento. Esto se debe, a que en muchos casos los pacientes, padecen de ambos padecimientos, de manera simultánea. Algunos denominan a este fenómeno “intercambio de síntomas”. Estas formas de terapia, se centran tanto en los síntomas que llevan al individuo a presentar estos comportamientos, como en los síntomas relacionados con la alimentación. Junto con la terapia, muchos psiquiatras recetan antidepresivos, o antipsicóticos. Los antidepresivos se presentan en diferentes formas, y el que ha mostrado resultados más prometedores es la fluoxetina, o Prozac.

Los antipsicóticos se utilizan, aquí, en dosis menores que las que se aplican a los casos con esquizofrenia. Con un trastorno de la alimentación, el paciente percibe la realidad de otra manera y tiene grandes dificultades para comprender qué significa comer en condiciones “normales”.

La prontitud del tratamiento es uno de los factores más importantes para dar un pronóstico. Aquellas personas que lo reciban en las primeras fases del trastorno, tendrán una recuperación más altas y más permanente.

 

 

Anuncios

2 comentarios to “BULIMIA”

  1. sara marzo 15, 2012 a 7:59 PM #

    este es un tema muy interesante porque esta muy bie expliado
    asi pudo compartirlo a los que lo necesitan

  2. yeilo enero 3, 2012 a 1:35 PM #

    se me hace muy interesante este tema pues lo padecen muchas personas q sufren

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: