LA CIENEGA DE SANTA CLARA

9 Dic

La actual sequía en el sudoccidente de Estados Unidos, alentó al gobierno de George W. Bush, a financiar la plena operación de la largamente inutilizada planta de Yuma, en el meridional estado de Arizona.El arranque de la planta en el delta del fronterizo río Colorado, significará ,que la ciénega obtenga menos agua y que el agua sea mucho más salada, dijo Karl Flessa, profesor de geociencias en la Universidad de Arizona.“Eso, eliminaría completamente el pantano”, señaló Jaqueline García Hernández, científica del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo en Guaymas, México, quien lidera el esfuerzo científico conjunto para controlar los impactos de la planta de Yuma.La ciénega de Santa Clara, concentra unas 225 especies de aves, entre ellos el palmoteador de Yuma (Rallus longirostris yumanensis) y el mosquero saucero del sudoeste (Empidonax traillii extimus), que resultan exóticos en Estados Unidos.

WILLOW FLYCATCHER

También, es una importante escala para las aves que migran siguiendo la ruta del Pacífico, y brinda hábitat y alimentación a unos 200 mil pájaros costeros, patos y gansos.La ciénega, se generó accidentalmente. Hace 100 años, el delta del río Colorado, abarcaba por lo menos un millón de hectáreas en la cima del golfo de California. Represas y retiros de agua, principalmente en Estados Unidos, hicieron que hoy, llegue al golfo, apenas un hilo de agua.

Y eso solamente durante los años húmedos, el último de los cuales fue 1997. El exuberante delta, se convirtió en poco más que una superficie salada, hasta la construcción de un canal de drenaje de 56 kilómetros en 1977, para transportar aguas residuales salobres de origen agrícola desde los campos irrigados de Arizona.Estas aguas, son demasiado saladas para cumplir con la obligación de Estados Unidos de suministrar agua del río Colorado a México, tal como estipula el Tratado del Agua entre ambos países (1944). 

Aunque son inadecuadas para los cultivos, comenzaron a crecer totoras (Typhaceae) y otras plantas típicas de los humedales, mientras 120 mil millones de litros de aguas residuales alimentaban los suelos anualmente. Así, una pequeña parte del delta renació.”Aunque el agua ya no es más del río, la ciénega se mantuvo relativamente saludable durante los últimos 30 años”, dijo García Hernández. Reconociendo la importancia del área, en junio de 1993 el gobierno federal de México incluyó a la ciénaga en la Reserva de la Biosfera Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, de 162 mil hectáreas. 

El delta, también fue nombrado parte de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras, y ahora Reserva de Biosfera de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). Pero preocupantes niveles de selenio fueron hallados en algunos pájaros y peces de la ciénega.La planta de Yuma, de 250 millones de dólares (aunque algunos informes señalan 400 millones), podría empeorar las cosas. El gobierno comenzó a construirla en la década de 1970 para desalinizar el agua ,que ahora alimenta la ciénaga de Santa Clara, a fin de limpiarla para cumplir las obligaciones establecidas en el tratado. 

En cambio, el bajo flujo de aguas residuales de la planta de Yuma, extremadamente salobres, fue a parar a la ciénega. Y en 1992, cuando la planta fue terminada, altas corrientes del río Colorado fueron suficientes para proporcionar agua de baja salinidad que Estados Unidos debe proveer a establecimientos rurales y ciudades de México. Y los altos costos operativos mantuvieron clausurada la que entonces era la mayor planta mundial de desalinización.Ahora, la sequía prolongada y las sedientas ciudades del sudoccidente hicieron renacer el plan. Organizaciones ambientalistas se opusieron durante mucho tiempo, así que resultó sorprendente que se les pidiera trabajar con agencias del gobierno y con la industria agrícola para hallar maneras de satisfacer las necesidades de los consumidores de agua estadounidenses y mexicanos sin dañar la ciénaga. 

Además, la planta de Yuma solamente operará a 10 por ciento de su capacidad durante tres meses esta primavera boreal, mientras García Hernández y sus colegas de México y Estados Unidos miden los impactos.”Esto marca el comienzo del fin de una de las más amargas guerras del agua en el bajo Colorado”, dijo Jennifer Pitt, de la no gubernamental Environmental Defense (“defensa ambiental”), que participó en el Workgroup.”Es un primer paso crítico en un esfuerzo binacional de larga data para evaluar sistemáticamente cómo afecta la variación en la cantidad y la calidad del agua a los ecosistemas del delta”, dijo Flessa. 

“Espero que esto sea un ejemplo de cómo pueden ser restaurados otros ecosistemas en el delta”, apuntó García Hernández. “Después de todo, las especies no reconocen fronteras.”

Actualmente el proyecto ecoturístico de la Cienega de Santa Clara, del municipio de San Luis Río Colorado se encuentra en total abandono. 

Las cabañas construidas para los visitantes del místico lugar quedaron sin terminar, a pesar de la inversión federal y la intervención de los pobladores de Luis Encinas Johnson.

Aquí los guías turísticos no existen. La única oficina de orientación se encuentra abandonada, destruida y empolvada.

Entrar al apartado lugar es una labor maratónica, se requiere de algo más que unidades de doble tracción para entrar y salir.

 

Fuente: Transamerica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: