EL VAMPIRO EN LA LITERATURA Y EN EL CINE

25 Oct

Bela Lugosi

Aunque el mito del vampiro aparece muy tempranamente en la cultura popular de diversos países, su definitiva consolidación se debe a la literatura.

A comienzos del siglo XIX alcanzaron gran difusión obras como Melmoth el errabundo (Melmoth the Wanderer, 1820), del irlandés Charles Robert Maturin; The Vampire (1821), de John William Polidori; e Histoire des Vampires (1820), escrita por el prolífico Collin de Plancy.

En general, los títulos que por esas fechas relatan el mundo del vampiro, son folletines románticos que se ajustan a la moda de la novela gótica.

Será un aficionado a ese tipo de literatura, Bram Stoker, quien escriba el texto que acabará fijando el prototipo del bebedor de sangre, Drácula (1897). Influido por narraciones como Varney the Vampire, or the Feast of Blood (1847), de James Malcolm Rymer, y Carmilla (1871), de Sheridan Le Fanu, Stoker creará su aristócrata transilvano, galante y tenebroso, llevado muy pronto al teatro y al recién creado cinematógrafo.

El cineasta germano Friedrich Wilhelm Murnau adaptó libremente la novela de Stoker en Nosferatu: Eine Symphonie des Grauens (1921), película expresionista que luego será imitada en otras cinematografías.

Inspirándose en la versión teatral de Drácula, el director Tod Browning realizó en 1931 su largometraje homónimo, protagonizado por el actor Bela Lugosi. Esa representación fijará varias de las convenciones más frecuentes en el moderno vampiro: el acento centroeuropeo, la pose aristocrática y la capa roja y negra.

Bela Lugosi

El vampiro decaerá paulatinamente como personaje hasta 1958, año en que el realizador británico Terence Fisher dirige Drácula, una película violenta y sensual que tendrá numerosas secuelas a lo largo de la siguiente década.

La presencia literaria del vampiro a partir de la década de 1970 se caracteriza por una progresiva distorsión de los códigos del género de terror: el crimen se narra de forma cada vez más descarnada, la ironía envuelve muchos de los actos del monstruo y un toque de complicidad suele impregnar el relato.

Es el caso de la estadounidense Anne Rice, cuya novela Entrevista con el vampiro (Interview with the Vampire, 1976) popularizó la figura del vampiro Lestat, un asesino sofisticado que se aclimata perfectamente a la modernidad urbana.

Ese modelo del personaje, próximo a los psicópatas del cine de la década de 1980, mantuvo su vigencia en novelas como Vampire Junction (1984), de S.P. Somtow. No obstante, el escritor Stephen King aportó al conjunto una versión mucho más tradicional, respetuosa con las convenciones marcadas por Bram Stoker. El libro Salem’s Lot (1975) no sólo fue uno de los más vendidos de King, sino también un antecedente de la revisión nostálgica planteada por otros narradores en los años sucesivo.

Este vampiro literario tuvo una considerable influencia en el cine del mismo periodo. El público adolescente, identificado con el género de horror, acogió con entusiasmo producciones cinematográficas como Los viajeros de la noche (Near Dark, 1987), de Kathryn Bigelow, y Jóvenes Perdidos (The Lost Boys, 1987), de Joel Schumacher, donde se sumaban el vampirismo y las peripecias de las pandillas juveniles.

Más compleja en su planteamiento dramático, Drácula (Bram Stoker’s Dracula, de Francis Ford Coppola, conciliaba el romanticismo propio del vampiro con una novedosa estética, plasmada a través de múltiples artificios visuales.

De acuerdo con esta evolución, el vampiro del cine y la literatura de la última década del siglo XX, no presenta modificaciones que alteren gravemente el estereotipo, aunque sí se observa un tratamiento irónico y distanciador a la hora de abordar su vertiente más clásica, establecida por el Drácula de Stoker y luego inmortalizada en el cine por Bela Lugosi.

Bela Lugosi

El Dräcula real, se llamaba Vlad Draculea,también conocido como Vlad Tepes, fue una persona que pertenecía a la nobleza y un héroe nacional rumano que en el siglo XV ,luchó contra la invasión de los otomanos.

Vlad, famoso por su fiereza y la crueldad de sus métodos en  combate, inspiró el personaje de Dräcula en  la novela de Bram Stoker.

Vlad , que era valaquio y no transilvano como lo atribuye Bram Stoker, es apodado Tepes, que significa “empalador”en rumano, por su método más famoso para escarmentar a su enemigos. El empalamiento es un método de postura y ejecución donde la víctima es atravesada por una estaca. La penetración puede realizarse por un costado, por el recto, la vagina, o por la boca. La estaca se solía clavar en el suelo dejando a la víctima colgada para que muriera.

Se cuenta que cuando el ejército invasor turco, se topó con los campos de empalados de Vlad Tepes, fue tal el terror que les produjo la visión de 20,000 prisioneros turcos empalados a la orilla del Danubio y las afueras de la ciudad de Tirgoviste, que en 1461, Mohammed II, el conquistador de Constantinopla, regresó a dicha ciudad totalmente aterrado. Este desagradable paisaje es recordado en la historia como ” El Bosque de los Empalados”

Draculea significa hijo de Dracul que a su vez significa el dragón, y que era el título de su padre.

Vlad Tepes

La leyenda siniestra de Draculea, surge  desde la época, cuando sus enemigos sólo podían explicarse sus victorias militares, atribuyéndole poderes necromänticos.

La necromancia, era el arte de evocar a los muertos tanto personas como animales y de adivinar el futuro por la inspección de los cadáveres.

Como podemos ver, Bram Stoker seleccionó muy bien a la persona que le sirvió de inspiración para dar vida a su siniestro y sangriento personaje del Conde Dräcula.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: