DOMINGO DE PASCUA

24 Abr

La Pascua cristiana,  conmemora la resurrección de Jesucristo  y  es la fiesta principal del año cristiano.

  Tiene lugar el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera, por lo tanto puede variar entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

Las celebraciones eclesiásticas, vinculados al Domingo de Resurrección, incluyen los cuarenta días de penitencia de Cuaresma, que comienza el Miércoles de Ceniza y concluye la medianoche del Sábado Santo, el día anterior al Domingo de Resurrección; la Semana Santa, que comienza el Domingo de Ramos, e incluye el Viernes Santo, día de la crucifixión, y termina el Sábado Santo; y la octava de Pascua, que comprende desde el Domingo de Pascua hasta el domingo siguiente.

Durante la octava de Pascua, en los primeros tiempos del Cristianismo los recién bautizados llevaban ropas blancas, pues el blanco es el color litúrgico de la Pascua y significa luz, pureza y alegría.

La festividad cristiana de la Pascua de Resurrección, está relacionada con muchas tradiciones paganas.

 Eran frecuentes, en el mundo pagano, las celebraciones durante el día del equinoccio de primavera, algunas de cuyas tradiciones se mantienen en la actualidad, como los huevos de Pascua, originalmente pintados con brillantes colores para representar el Sol de la primavera , asimismo, el conejo de Pascua, es un símbolo pagano de la fecundidad y un personaje mítico de la cultura germänica, que luego fue introducido a la anglosajona, para de alli ser incorporado a la tradición católica de la Pascua, a traves de la leyenda que el citado conejito, presenció el milagro de la resurrección de Jesucristo y fue escogido como mensajero para llevar la buena nueva a todos, regalando dulces y golosinas.

El origen de estas celebraciones, así como sus historias, símbolos  y leyendas, parten de fiestas semejantes en las religiones antiguas.

La fiesta cristiana de la Pascua de Resurrección, probablemente incorporaba una serie de tradiciones que coincidían con ellas; los eruditos destacan la relación original de la Pascua de Resurrección, con la fiesta judía de Pascua, o Pesach.

Los primeros cristianos, muchos de ellos de origen judío, eran educados en la tradición hebrea y consideraban la Pascua de Resurrección, como un nuevo rasgo de la fiesta de Pascua judía, una conmemoración del advenimiento del Mesías, como anunciaron los profetas.

Según el Nuevo Testamento, Jesús fue crucificado en la víspera de Pascua y poco después resucitó. Por consiguiente, la fiesta de Pascua conmemoraba la resurrección de Jesucristo. Con el tiempo, surgió entre los cristianos una seria diferencia sobre la fecha de la fiesta de Pascua de Resurrección. Los de origen judío celebraban la resurrección a continuación de la Pascua, que según su calendario lunar babilónico caía en la noche de la luna llena (el decimocuarto día del mes de Nisan, primer mes del año); para su ajuste, la Pascua de Resurrección cae en diferentes días de la semana de un año a otro.

Sin embargo, los cristianos tradicionales, querían conmemorar la resurrección el primer día de la semana, el domingo; según su método, la Pascua tendría lugar el mismo día de la semana, aunque de un año a otro caiga en diferentes fechas.

Un resultado histórico importante de la diferencia en el ajuste de su fecha fue que las iglesias cristianas de Oriente, que estaban más próximas al lugar de nacimiento de la nueva religión y tenían unas tradiciones más consolidadas, observaban la Pascua de Resurrección según la fecha de la fiesta de la Pascua judía. Las iglesias de Occidente, descendientes de la civilización greco-romana, celebraban la Pascua de Resurrección en domingo.

Constantino I, emperador romano, convocó el Concilio de Nicea en el año 325. El Concilio decretó por unanimidad que la fiesta de Pascua de Resurrección se celebrara en todo el mundo cristiano el primer domingo después de la luna llena siguiente al equinoccio de primavera, y si la luna llena fuera en un domingo y coincidiera con la fiesta de Pascua judía, la Pascua de Resurrección tendría que conmemorarse el domingo siguiente. Así se evitaba la coincidencia de las fiestas de Pascua de Resurrección y de la Pascua judía.

Puesto que la fiesta de Pascua de Resurrección afecta a un variado número de asuntos civiles en muchos países, se insiste desde hace tiempo en la conveniencia de que las fechas móviles de la fiesta se reduzcan en distancia o se sustituyan por una fecha fija, a la manera de Navidad.

En 1923 el problema fue remitido a la Santa Sede, que no puso objeciones canónicas a la reforma propuesta. Sin embargo, la Pascua de Resurrección continúa siendo una fiesta móvil.

Por : Azor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: