HUITZILOPOCHTLI

7 Sep


Huitzilopochtli

Huitzilopochtli, en la mitología y la religión  azteca, era el dios de la guerra y del Sol.

Según la tradición, condujo a los aztecas durante su larga migración desde Aztlán, su mítica tierra natal, hacia el valle de México, donde les ordenó que se establecieran en un lugar donde hubiera un islote, con una piedra, sobre la piedra un nopal y en el, un águila, devorando a una serpiente.

Su nombre, del azteca huitzilin, que significa colibrí, expresa la creencia azteca de que los guerreros muertos renacerán como colibríes.

Su madre, la diosa de la tierra Coatlicue, lo concibió después de guardar en su pecho una bola de plumas de colibrí —es decir, el alma de un guerrero caído—, que dejó caer desde el cielo.

 Como dios sol, Huitzilopochtli renacía cada mañana del vientre de Coatlicue.

Coatlicue

 También se creía que requería sangre y corazones humanos para alimentarse. Las víctimas de los sacrificios que se le ofrecían incluían prisioneros de guerra y guerreros que hubieran muerto en batalla; después de su muerte y sacrificio, esos guerreros formaban parte del brillo del Sol hasta que, después de cuatro años, se encarnaban permanentemente en cuerpos de colibríes.

Huitzilopochtli era el dios más poderoso, más temido y odiado por los enemigos de los aztecas.

 Se representaba habitualmente a Huitzilopochtli como un colibrí o como un guerrero cubierto con una armadura de plumas de colibrí.

El templo construido en su honor en Tenochtitlán fue una obra arquitectónica muy destacada en la América precolombina.

 A propósito de Aztlán, en náhuatl, significa ‘tierra blanca’, sigue siendo un lugar de leyenda, donde estuvieron asentados los aztecas antes de iniciar la peregrinación de 165 años que culminaría con la fundación de Tenochtitlán en 1325.

 Ha habido numerosos intentos para localizar históricamente  este lugar llamado Aztlán ; pero hasta ahora, no se ha tenido ningun resultado.

Distintos investigadores han propuesto lugares desde la confluencia de los ríos Gila y Colorado hasta algún punto dentro del valle de México; pasando por la laguna de Mezcaltitlán ; el lago de Chapala ; el cerro de Culiacán, en el sur del estado de Guanajuato; o la región de San Juan del Río, en Querétaro .

La isla de Aztlán, conforme a la representación que de ella se hace en el Códice Aubin, estaba organizada en cuatro secciones con un centro. Cada sección se representó con una casa (calli) y el centro con un cerro, evocación del recinto sagrado por excelencia.

El Códice Aubin —conocido también como Manuscrito de 1576,  o Historia de la nación mexicana desde la salida de Aztlán hasta la llegada de los conquistadores españoles, es un documento que actualmente pertenece al Museo Britänico de Londres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: