LA CONSTITUCION HA MUERTO

31 Ene

 

 

 Ricardo Flores Magon

La Constitución , es la  ley fundamental, escrita o no, de un Estado soberano, establecida, o aceptada como guía para su gobierno.

 La Constitución,  fija los límites y define las relaciones entre los poderes legislativo, ejecutivo y judicial del Estado.

También garantiza al pueblo, determinados derechos.

La mayoría de los países, tienen una Constitución escrita.

 La de Gran Bretaña, encarnada en numerosos documentos y el derecho consuetudinario que definen las relaciones de los ciudadanos con la Corona, el Parlamento y los tribunales, no está escrita, pese a que, en muchas ocasiones, se ha postulado su redacción para que Gran Bretaña disponga de un texto análogo al de la gran mayoría de Estados.

 Las Constituciones pueden clasificarse mediante varios criterios: si están protegidas contra enmiendas (constituciones blindadas), si presentan una clara separación de poderes, si las disposiciones pueden ponerse en vigor mediante revisión de la actuación del ejecutivo o del legislativo, si establecen un Estado unitario o federado, etc.

 Las Constituciones escritas están asociadas históricamente al liberalismo político y a la Ilustración.

 Muchos estados autoritarios y totalitarios poseen unas elaboradas Constituciones, pero, en la práctica, no tienen vigor para ser respetadas por el gobierno en el poder, que siempre puede no acatarlas, suspenderlas o invalidarlas, como es el caso de México.

El proximo 5 de febrero, se conmemora un aniversario mas de la promulgación de la Constitución Mexicana de 1917. Será tal vez, un día de ceremonias y discursos incendiarios de la clase política, recordando  una Carta Magna que nadie respeta y que ya ha sido reformada casi 200 veces, de tal forma que ya no se parece a la original.

En un verdadero Estado de Derecho, las leyes deben ser aplicadas sin restricciones, ni adulteraciones, sin variar su concepto y sin excepciones.

De poco o nada sirven las leyes constituidas en la Carta Magna, que con impunidad se estiran, encogen, cambian, o se malinterpretan  según las circunstancias.

El 8 de Febrero de 1903, Ricardo Flores Magon publicó en el periódico “El Hijo del Ahuizotle” el siguiente artículo que da el nombre a esta colaboración:  “La Constitucion ha muerto”

“Doloroso nos es causar al pueblo mexicano la merecida afrenta de lanzar esta frase á la publicidad: “La Constitución ha muerto…”

¿Pero porqué ocultar más la negra realidad?

¿Para qué ahogar en nuestra garganta, como cobardes cortesanos, el grito de nuestra franca opinión?

Cuando ha llegado un 5 de febrero más y encuentra entronizada la maldad y prostituído al ciudadano; cuando la justicia ha sido arrojada de su templo por infames mercaderes y sobre la tumba de la Constitución se alza con cinismo una teocracia inaudita ¿Para qué recibir esta fecha, digna de mejor pueblo, con hipócritas muestras de alegría?

La Constitución ha muerto, y al enlutar hoy el frontis de nuestras oficinas con esta fatídica, protestamos solemnemente contra los asesinos de ella, como escenario sangriento al pueblo que han vejado, celebren este día con muestras de regocijo y satisfacción.”

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: