ANTONIO LOPEZ DE SANTA ANNA

21 Feb

Antonio López de Santa Anna, nació en Jalapa, Veracruz, el 21 de febrero de 1794,  fue militar, político y hasta  presidente de la República en el período de 1833 a 1855, con continuas  interrupciones durante sus mandatos ; aun asi, dominó la política mexicana durante 25 años.

Muy joven, se alistó en el ejército realista en el Regimiento Fijo de Veracruz, durante la guerra por la independencia de México. Con ellos, combatió al ejército insurgente en Tamaulipas y Veracruz. Luego cuando  se dió a conocer el Plan de Iguala, se adhirió al ejército insurgente.

Cuando Iturbide se proclamó emperador, Santa Anna se pronunció en su contra y a favor de la República, apoyando a Guadalupe Victoria.

El 1ro de febrero de 1823, firman el Plan de Casa Mata para derrocar al emperador.

En 1824 acepta el cargo de Gobernador de Yucatán.

En 1826, Santa Anna se pone a las órdenes de Vicente Guerrero, al que defiende en las elecciones de 1828, ganadas por Manuel Gómez Pedraza.

En 1829 se enfrentó al desembarco del general Barradas, que pretendía reconquistar México para la Corona española.

Invasion francesa a Veracruz

Se inició entonces el denominado periodo de las revoluciones de Santa Anna, adhesiones, enfrentamientos y revueltas, a favor y en contra de los personajes más distintos: apoyó a Iturbide y después fue el artífice de su derrocamiento; a favor de Guadalupe Victoria, alentó al mismo tiempo a quienes se rebelaron contra el presidente; declarado federalista, sin embargo siempre ejerció un poder dictatorial y centralista.

Durante muchos años, estuvo en el centro de todas las intrigas, levantamientos y conjuras que jalonaron la difícil supervivencia de la República.

A partir de 1833, fecha de su primera elección presidencial, se inició el proceso de sus ausencias interesadas, el nombramiento y destitución de presidentes y políticos, a los que manejaba a su antojo.

Fue presidente de la Republica y dejó de serlo en siete ocasiones. Su política llevó al levantamiento de los colonos texanos, que proclamaron su independencia.

En 1836 Santa Anna tomó el fuerte de El Álamo.

 Batalla de El Alamo en San Antonio, Texas

Poco después, fue derrotado y capturado por el ejército texano de Samuel Houston en la batalla de San Jacinto. Santa Anna se vio obligado a firmar el tratado que concedió a Texas su independencia.

 Fue puesto en libertad por el presidente estadounidense Andrew Jackson y regresó a Veracruz, donde en 1838, frustró el intento francés de tomar la ciudad, por lo cual fue aclamado como un héroe. Durante la defensa de Veracruz fue herido en una pierna por lo que se la tuvieron que amputar.

En 1841 ya había rechazado la Constitución liberal de 1824 y se había proclamado a sí mismo presidente de México, con poderes dictatoriales. Intentó implantar la monarquía, resistió al levantamiento popular, pero finalmente fue derrocado en 1845,mediante un golpe de estado organizado por Mariano Paredes y Arriaga con el Plan de San Luis.

Paredes llega a la presidencia y nombra como vicepresidente a Nicolás Bravo. Santa Anna es exiliado  del pais de por vida

Regresó a México en 1846, tras haber acordado con el presidente de Estados Unidos, James Polk, que trabajaría por la paz para poner fin a la Guerra Mexicano-estadounidense en los años de  1846 a 1848.

 Batalla de Buena Vista, cerca de Saltillo , Coahuila

Pero, por el contrario, dirigió al Ejército mexicano en su enfrentamiento contra Estados Unidos. Tras la caída de Ciudad de México en 1847, Santa Anna huyó a Jamaica.

En 1853, tras varios años de inestabilidad política y 5 presidentes, la gente vuelve a creer que el único  capaz de gobernarlos, era  Santa Anna, por lo que lo vuelven a llamarlo  y lo nombran Presidente.

Ya en el poder, se convirtió en dictador, suprimió los derechos y las libertades individuales, e impuso su voluntad personal. Vendió a los Estados Unidos el territorio de La Mesilla, cobró impuestos sobre coches, ventanas y perros, encarceló y exilió a Benito Juárez y, finalmente, hizo que lo llamaran “Alteza Serenísima”.   Con todo eso, el descontento se generalizó.

Un grupo de adversarios políticos entre ellos Juan Alvarez e Ignacio Comonfort, lanzan el Plan de Ayutla en 1854 por lo que Santa Anna renuncia y se refugia en La Habana. Regresa algunas veces tratando de recuperar el poder, incluso escapa a la pena de muerte en 1867 después de haber estado recluido en la prisión de San Juan de Ulúa.

Mapa de México en 1824

Finalmente, cuando fallece Juárez, se le permitió regresar al país en 1874 y murió en Ciudad de México, el 20 de junio de 1876, viejo y sin recursos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: