DE DONDE NACE LA REFORMA LABORAL?

4 Oct

La reforma laboral es sin duda uno de los temas más importantes de la agenda nacional; de ser aprobado en el congreso este paquete de modificaciones a la Ley Federal del Trabajo, representaría una nueva etapa en las relaciones obrero patronales de nuestro país, pues cambiarían de forma radical derechos básicos de los trabajadores,  como lo son la seguridad social, los salarios, los contratos de trabajo y el derecho a la huelga entre otros.

¿DE DÓNDE NACE LA REFORMA LABORAL?

 Este proyecto de decreto nació en las cámaras empresariales más importantes del país, como son la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur México), que plantearon al presidente Felipe Calderón, desde el 2006, una modificación a fondo de la Ley Federal del Trabajo, que permitiera, según ellos, una mayor flexibilidad en las relaciones obrero-patronales y con esto impulsar la productividad y el empleo.

 Esta iniciativa fue promovida por el presidente Calderón a través de las bancadas del Partido Acción Nacional (PAN) en las cámaras de diputados y senadores durante gran parte del sexenio, pero siempre se quedó en la congeladora gracias a la resistencia, del Movimiento Progresista y casualmente, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que no se pronunció a favor a sabiendas de que eso podía afectar la campaña política de Enrique Peña Nieto a la presidencia de la República.

 Ahora, tras el triunfo del priista, la reforma laboral entra nuevamente en la mesa de debates, pero ahora impulsada en el congreso por el PRI, PAN y sus partidos satélites, Verde Ecologista y Nueva Alianza. Este cambio de parecer del tricolor no es solo un impulso, se trata de una maniobra política dados los compromisos establecidos entre Peña Nieto y las cámaras empresariales quienes trabajaron intensamente en la campaña electoral del PRI en el 2012.

 El proyecto de decreto de la Reforma Laboral, que busca reformar la Ley Federal del Trabajo y que ya se encuentra en la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados, contempla los siguientes puntos:

1. Movilidad funcional y geográfica con  multihabilidades.

 2. Contratos temporales, por hora o jornada reducida.

 3. Racionalizar causales de rescisión de contratos.

 4. Limitaciones en cuanto a responsabilidades en juicios laborales por el pago de salarios caídos.

 5. Pago por hora.

 6. Democratizar la huelga: previo al estallamiento acreditar la voluntad mayoritaria de los   trabajadores con voto secreto; asimismo en la decisión para levantarla.

 7. Desaparecer las juntas de conciliación y arbitraje.

 8. Desaparecer los contratos ley.

 9. Establecer contratos de capacitación sin que impliquen relación laboral.

 10. Acabar con el escalafón ciego y cambiarlo a  escalafón por capacidad.

 11. Establecer prestaciones  laborales y sindicales de acuerdo con las condiciones de

 12. cada empresa  (implica  el cuestionamiento del funcionamiento actual  de la  Seguridad Social).

 13. Eliminar la cláusula de exclusión por ingreso y  separación

 14. Libertad de sindicalizarse.

 15. Sindicalismo apolítico, acabar con la relación con  los partidos.

 LA REFORMA LABORAL, ENTRE LÍNEAS

 No obstante la claridad de los planteamientos de la reforma laboral, es importante hacer una lectura entre líneas y analizar las implicaciones en cada uno de sus puntos. La iniciativa de reforma laboral significa no solo un deterioro de la relaciones obrero patronales a favor de los contratantes, sino que además busca sepultar cada vez más el concepto de seguridad social, que es tan necesario para la mayoría de los trabajadores en México.

 Manuel Fuentes Muñiz, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana, quien también es asesor legal de múltiples organizaciones sociales y de derechos humanos y consejero de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, planteó de manera puntual 36 razones por las que se debe rechazar la reforma laboral del PRI y el PAN:

 1. Porque anula la estabilidad del empleo con el pretexto de incrementar la productividad y ganancia empresarial.

 2. Afecta a todo tipo de trabajadores: de empresas privadas, empleados federales, estatales, municipales y del gobierno del Distrito Federal.

 3. Porque no crea empleos, los abarata.

 4. Facilita la imposición de bajos salarios y prolongación de jornadas de trabajo a cambio de la permanencia en el empleo.

 5. Condiciona la permanencia en el empleo a quién tenga mayor productividad.

 6. Desaparece los contratos de planta al anular la premisa de que “si existe materia de trabajo subsiste el contrato de trabajo”.

 7. Porque anula el pago de indemnizaciones por despido al prever todo tipo de contratos temporales a pesar de la existencia de la materia de trabajo.

 8. Permite abusos en los contratos a prueba, de capacitación inicial y de labores discontinuas al poder repetirse continuamente al cambiar el tipo de contrato o actividad.

 9. Legaliza las renuncias en blanco al no prohibirlas.

 10. Pulveriza el salario volviéndolo infinitesimal al prever los contratos por horas que no generan el pago de prestaciones sociales ni prima de antigüedad.

 11. Permite exportar mano de obrar barata a través de contratos por hora o eventuales.

 12. Legaliza la libre subcontratación (empresas outsourcing) y anula la responsabilidad solidaria entre las empresas que se benefician del trabajo obrero.

 13. Corta el pago de los salarios caídos a un año y otorga a cambio un interés mínimo del 2% mensual con un límite de 15 meses de salarios, propiciando que los trabajadores sean quienes sufran la prolongación y costos de los juicios laborales.

 14. Permite despidos arbitrarios sin garantía de audiencia por reclamos de clientes o proveedores de patrón.

 15. Cancela todo tipo de protección a las trabajadoras domésticas.

 16. Permite la movilidad total del trabajador al interior del centro de trabajo y legaliza el trabajo multihabilidades a través de tareas “conexas o complementarias” sin el pago proporcional del salario de acuerdo al incremento de trabajo.

 17. Retira la obligación del patrón de la entrega personal del aviso por escrito.

 18. Retira la sanción al patrón de considerar el despido injustificado cuando no entregue el aviso de despido al trabajador.

 19. Otorga mayores facultades a las autoridades laborales para decidir sobre el registro de sindicatos permitiendo el archivo de los expedientes.

 20. Permite a la autoridad determinar si se estalla una huelga o no.

 21. Autoriza a los patrones o terceros pedir el arbitraje obligatorio después de sesenta días de estallada la huelga.

 22. Permite decidir si reconoce o no a los sindicatos mayoritarios al interior de los centros de trabajo.

 23. Se acorazan aún más a “los contratos colectivos de protección”  para evitar la entrada de sindicatos independientes.

 24. Avala la intromisión de los patrones para definir quién es el sindicato mayoritario.

 25. Facilita la creación de los sindicatos patronales, llamados también “sindicatos blancos”.

 26. Evita a los trabajadores afiliarse a un sindicato cuando ingresan a laborar al desaparecer la cláusula de exclusión por ingreso y separación.

 27. Desaparece de la Ley Federal del Trabajo la Tabla de Enfermedades y Riesgos de Trabajo otorgando facultades a la Secretaría del Trabajo, con la opinión del sector obrero y empresarial su expedición y modificación.

 28. Permite el aumento de accidentes de trabajo condicionar el empleo a cambio de mayor productividad.

 29. Evade penalizar de manera efectiva conductas patronales negligentes que afecten la salud y vida de los trabajadores en el trabajo.

 30. Establece un régimen desigual de transparencia al no obligar al patrón a informar sobre sus finanzas y sí a los Sindicatos.

 31. Mantiene en perjuicio de los trabajadores la carga probatoria en materia de riesgos de trabajo.

 32. Es una iniciativa violatoria del principio de progresividad en materia de derechos humanos y de garantías laborales previstas en el artículo 1º y 123 de la Constitución, así como la Carta de la Organización de los Estados Americanos, la Convención Americana Sobre Derechos Humanos; el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el Protocolo Adicional a la Convención Americana Sobre Derechos Humanos “Protocolo de San Salvador“ y el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) relativo a la “Libertad Sindical”.

 33. Cancela el carácter tutelar a favor del trabajador.

 34. Anula la bilateralidad en las relaciones de trabajo anulando la intervención sindical.

 35. Privatiza las relaciones laborales al dar al patrón la potestad de decidir cumplimiento de las normas laborales de manera unilateral.

 36. Traerá mayor pobreza a la población en general.

 Ante la inminente aprobación de la reforma laboral en México, se han desatado numerosas manifestaciones de rechazo en todo el país, lo que ha provocado que el PRI haya cambiado su discurso. Ahora, tanto Pedro Joaquín Coldwell, presidente del PRI,como el mismo presidente electo, Enrique Peña Nieto, se han manifestado a favor de “hacerle modificaciones al documento original”, lo que representa un avance en lo que se refiere al derecho de los trabajadores de defender sus condiciones laborales.

 LA REFORMA LABORAL EN LA REALIDAD DE LOS TRABAJADORES

 Sin embargo, en México sigue existiendo gran ignorancia sobre el tema. Muchos trabajadores y hasta egresados universitarios que andan buscando empleo desconocen la reforma laboral que se cocina en el congreso y que les afectará directamente a corto y mediano plazo. Parte de esta ignorancia se debe a los medios de comunicación, que solo se limitan a hablar superficialmente de la reforma laboral y a exhibir a los que participan en las manifestaciones como “los rijosos de siempre”, los “manipulados por personajes políticos de izquierda” que solo actúan como borregos ante  intereses políticos mezquinos y no en defensa de sus derechos.

 Y es que parte de lo que propone la reforma laboral se vive todos los días: Los que andan buscando los pocos empleos que se ofertan en México se topan con  empresas que limitan los contratos laborales para no generar antigüedad en sus empleados o seguridad social; a sueldos magros que se manejan de manera unilateral por parte del patrón entre otros detalles. La reforma laboral legalizaría estas prácticas y otras más, todas, al parecer, en detrimento de los derechos básicos de los trabajadores.

 ¿Entonces, en qué beneficiaría el  impulsar esta reforma laboral en México? ¿Realmente impulsaría la productividad y el empleo en el sector productivo? Y sobre todo ¿Quién sería el más beneficiado? ¿Los patrones o los trabajadores?

 Queda entonces la reflexión para todos los involucrados.

Posted by: Azor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: